La historia de Poggio Mori comienza a partir de la visión de cuatro amigos, cuatro socios fundadores que tuvieron una idea: construir un lugar en el que vivir y trabajar la tierra. Producir vino, aceite y otros productos del campo. Y así se construyó la estructura actual. Recuperando el antiguo caserío y convirtiéndolo en un lugar cómodo, acogedor, habitable. Combinando la sencillez de las formas y materiales de la propiedad, con el gusto de una decoración de diseño, también sencilla, pero abierta a la modernidad y a la comodidad. A partir de esta idea inicial nació después la decisión de abrir la casa al mundo. La evolución del proyecto llevó, de este modo, al alojamiento turístico. Una propuesta exclusiva y familiar al mismo tiempo, que pretende transmitir a los huéspedes de Poggio Mori el sentido del proyecto inicial: vivir la campaña toscana en un entorno a escala humana. Actualmente, del núcleo original de fundadores queda la familia Poerio, que dirige Poggio Mori. Vincenzo, consejero delegado de Benetti Yachts, ha transferido a la propiedad la experiencia y la convivencia diaria con los clientes del astillero de megayates. Así nació la filosofía de hospitalidad de Poggio Mori: el huésped se encuentra en plena Toscana, rodeado de belleza y diseño contemporáneo, que añade ese toque de clase a un edificio del siglo XVIII. La propuesta de un estilo de vida que ralentiza el tiempo y da la bienvenida a las personas en un clima familiar, lejos de la vida cotidiana, pero sin la frialdad de las estructuras hoteleras.